Usted está en: Inicio > > SECCIONES DF / Capítulo chileno de capitalismo consciente da sus primeros pasos

Capítulo chileno de capitalismo consciente da sus primeros pasos

Fecha de publicación 14 octubre, 2014

fuente: Diario Financiero

A casi un año de que se estructurara el capítulo chileno del capitalismo consciente (CC), esta corriente está desplegando sus primeros proyectos para masificar su presencia en el país y ayudar a los líderes empresariales a cambiar la mirada de hacer empresa.

Chile fue el segundo país en Latinoamérica en sumarse a esta nueva corriente liderada por Raj Sisodia, -quien visitó nuestro país en 2013 invitado por Diario Financiero- y que busca que las firmas vayan más allá de hacer negocios para ganar dinero, sino que sean compañías benignas que, en su quehacer, influyan positivamente en su entorno económico, social, y todo aquel que las rodea. Todo, apoyado en cuatro principios básicos: propósito elevado de la actividad empresarial, integración de grupos de interés, liderazgo consciente y cultura consciente.

Debido a la necesidad de tener compañías que busquen dar valor a su entorno, nace en Diario Financiero, en conjunto con la consultora Axialent y el capítulo chileno del CC, la iniciativa Empresas Conscientes, para impulsar y rescatar aquellos esfuerzos para ser más virtuosos.

En la filial local del CC se formaron los primeros grupos de líderes empresariales, con ejecutivos que se reúnen una vez al mes para discutir los pilares de esta corriente y cómo llevarlos a la práctica. Se comentan los dilemas que viven al interior de las empresas, con el fin de que todos aporten a la solución, comenta Jorge Bianchi, uno de los nueve fundadores de la filial local, junto a Ignacio Cruz, Enrique Cibié, Matías Errázuriz, Mauricio Ríos, Roberto Sapag, Janet Spronhle, Viviana Zambrano, y Hans Buckel.

Ya tiene 16 miembros y la meta es llegar a 400 en un plazo de tres años. Hay una necesidad de mayor reflexión respecto a construir un CC y bueno, acota Bianchi. “La
evidencia muestra que si las firmas lo hacen, tienen retornos financieros muy superiores. El hacer el bien con los negocios lleva a una mayor sostenibilidad, baja el riesgo inherente del negocio y hay una mayor lealtad de los trabajadores y sociedad. El capitalismo tiene que evolucionar”, señala.

Para materializarlo, explica que cada miembro deberá auto desafiarse con un proyecto para poner en práctica los pilares del CC, desde cualquier ámbito de acción: ya sea en la empresa donde trabaja, una fundación, una ONG, etc.

Dentro de las novedades para 2015, está abrir una membresía para personas de todos los ámbitos de la sociedad. “Hemos recibido muchas solicitudes y las queremos canalizar bien”, asevera.

Virtudes
“No sé si las malas prácticas irán a desaparecer algún día, hay firmas que actúan más íntegras y otras que no, pero no se puede tachar a toda la compañía por algún escándalo, que, en muchas ocasiones, tiene que ver con individuos específicos. No hay que desechar las virtudes del empresariado por casos que requieren ser atendidos en forma especial”, señala Jorge Bianchi, respecto al clima empresarial, que se ha visto sacudido en el último tiempo con el caso Cascadas o Pollos, que han sacado a la luz prácticas cuestionadas.

Sin embargo, cree que es bueno que estos episodios se divulguen y ve importante la necesidad de apuntar con fuerza a la formación del empresariado desde las universidades.

“El mundo académico compró hace mucho tiempo el paradigma en que el deber de todo ejecutivo es maximizar, por la vía legal, el beneficio de los accionistas. Las escuelas de negocios lo han enseñado en forma marcada, el que finalmente ha causado daño. Es hora de cambiarlo”, acota. Por ello, uno de los cursos de acción para 2015 considera trabajar con el mundo universitario, con charlas para que los estudiantes aprendan otras formas de conocimiento.


Ignacio Cruz: “Ponerse en el lugar del otro”

Ponerse en el lugar del otro y reaccionar a tiempo son las dos grandes lecciones que ha sacado el ex gerente general de Colbún, Ignacio Cruz. “Las empresas han venido reaccionado al cambio una vez que se tiene un conflicto o situación crítica”, comenta. Pese a ello, nota aires de cambio. “Hoy, una firma a la que solo le preocupa ganar dinero sin importar cómo, no existe. Pero hay que trabajar en lograr compañías más modernas, integradas a la sociedad y menos jerárquica. El negocio se hace más dinámico si hay una preocupación consciente”, dice. También considera importante aprender de los errores y ponerse en los pies del otro. “Nos ha costado a los empresarios ponernos en los pies de las comunidades que nos acogen o de los proveedores al que no se les paga a los 30 días sino que a los 120 días, esas cosas ayudan a mejorar el negocio y uno no siempre lo hace”, señala.


Hans Buckel: “Hay que involucrar a los jóvenes”

Para lograr empresas virtuosas, el ecosistema debe involucrar a los jóvenes, escucharlos y hacerlos partícipes, explica Hans Buckel, emprendedor de Casa Núcleo. Explica que hoy las nuevas generaciones están “más despiertas y conscientes en cómo se involucran con el ecosistema. Y son mucho más críticos de los productos, marcas o grandes empresas que venden promesas. Por ejemplo, la generación Y no compra cierto producto o alimento porque le cree el mensaje de que hace mal a la salud, sino porque no quiere entregarle fichas a esa marca”, señala. Considera que no es una tarea fácil para las compañías, sin embargo, la tierra está fértil. “Sin los jóvenes es imposible que las siguientes generaciones puedan tener un cambio”, comenta.


Viviana Zambrano: negocio en que todos ganan

Es urgente cambiar la mirada del negocio y apelar al propósito de la empresa para lograr sustentabilidad, dice Viviana Zambrano, gerente de Recursos Humanos de Coca Cola. “Por primera vez están trabajando en el mismo espacio laboral varias generaciones a la vez: la Z, los Y y los “baby boomer” (nacieron en la segunda guerra mundial). Son estos últimos los que están en los espacios de poder y se enfrentan al mundo creando negocios con una perspectiva muy distinta a la de hoy”, dice. A la fecha, cualquier negocio que se haga, no tiene que ser “a costa de otros, sino donde todos ganen”. Para que eso ocurra, las firmas deben partir cambiando internamente. “La caridad empieza por casa, no hay que pretender hacer responsabilidad social con la comunidad si no la hago con mis colaboradores. Eso está primero, y recién ahí puedo salir de las fronteras de la organización”, afirma.


descargar en formato pdf

Empresas conscientes es una iniciativa de:

2019