Usted está en: Inicio > > SECCIONES DF / La contribución del coro en la gestión de recursos humanos

La contribución del coro en la gestión de recursos humanos

Fecha de publicación 2 octubre, 2018

fuente: Empresas Conscientes

Los talleres de canto grupal sirven como facilitadores en contextos como la gestión del cambio, trabajo en equipo o transformación cultural en las organizaciones.

Taller de canto grupal en proyecto de Recursos Humanos de METRO.

Por Gonzalo Díaz Moya

Según un artículo publicado por Mónica O’Reilly y Edison Jair Duquem en la revista Suma de Negocios de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz, el coro es una buena forma de potenciar las competencias de trabajo en equipo, y por ello debería ser una estrategia a tener en cuenta en la gestión del talento humano de las organizaciones, dada su efectividad. Asimismo, se evidencia el vínculo entre la formación de las competencias de trabajo en equipo y los mecanismos que operan dentro de la estructura y el proceso de trabajo de las agrupaciones corales.

El coach y socio fundador de CEO Consulting, Julio Vergara, comenta que el coro es un espacio que permite renovar las energías de las personas en una misma organización, y entrega elementos como la confianza, compromiso y alegría que se genera entre los distintos grupos de interés que aquí confluyen. De igual modo, señala que “el coro permite juntarnos y arriesgarnos juntos, cantar bien o desafinar, pero estando a la par, por lo tanto, ese espacio público donde podemos construir la confianza es el lugar donde puedo exponerme a hacer lo que soy capaz de hacer y compartir contigo lo que eres capaz de hacer, y así empezamos a encontrar las notas juntos en una misma sintonía”.

Otro elemento que destaca el consultor es que “el coro es una instancia donde las personas pueden encontrarse en la alegría de compartir, porque las organizaciones se han convertido en un espacio grave”.

Respecto de cómo las empresas utilizan esta metodología en base al canto grupal, Vergara considera que hoy aún está en la etapa de los innovadores, falta que penetre más. “Creo que el canto coral debe estar apalancado en un proyecto mayor, primero de vivir la experiencia y luego profundizar lo que te ocurrió con ésta”, visualiza.

Una mirada positiva frente al tema tiene la directora del programa Certificación en Coaching Organizacional de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, y socia Directora de Be Human, Gabriela Valdivia, quien cree que la experiencia de participar de alguna agrupación coral puede ser una herramienta para poder desarrollar y potenciar competencias que se requieren para un mejor y más efectivo trabajo en equipo. “Más bien, tiendo a pensar que el pertenecer a un coro mejora las competencias de relacionamiento que si se extrapolan a equipos de trabajo demuestran una mejoría, de hecho, se han realizado estudios en relación a esto y se ha demostrado empíricamente que casi todas competencias medidas han mejorado”, indica.

Dice que el canto grupal, podría desarrollar muchas competencias necesarias para el trabajo en los equipos organizacionales en estos tiempos, donde se pueden destacar la adaptación al cambio, el trabajo colaborativo, la capacidad de sacar lo mejor de cada uno y asignar los roles de acuerdo a eso, la inclusión y multiculturalidad, entre otras.

El ingeniero comercial, MBA y músico, Cristián Hernández, es director de Armonía Organizacional, emprendimiento chileno que busca generar una experiencia de integración y trabajo en equipo entre las personas a través del sonido, la música y el canto coral, con el fin de ser un facilitador en los procesos de transformación organizacional y de aquellos del ámbito Clima, Integración y Trabajo en Equipo. Hernández dice que “cantar es una de las actividades más instintivas, simples y transversales del ser humano: todos podemos cantar. Desde esta base, el canto coral, como metodología de trabajo organizacional, tiene la particularidad de generar una conexión amplia de manera efectiva, rápida y natural”.

Agrega que, a nivel fisiológico, al cantar nuestro organismo produce endorfina y oxitocina, hormonas que nos generan placer y estados de ánimo positivo. El canto grupal tiene la particularidad de ser un espacio en donde no existe competencia sino sólo colaboración, y revela de forma transparente, nuestra verdadera capacidad de relacionarnos, de escuchar, de aprender, de colaborar y de atrevernos a ser quienes realmente somos, enfatiza.

De igual forma, destaca la notable evolución que experimentan las personas que participan de los talleres de coro grupal para las empresas. Detalla que al inicio, se ven muchas caras de “qué hago aquí” mientras que otras parecen decir “yo canto pésimo”, pero a medida que la música logra derribar prejuicios y capturar interés, el asombro da paso a emociones como “no puedo creer que yo esté cantando en un coro”, “es increíble lo que estoy oyendo” o “jamás hubiera imaginado que nosotros seríamos capaces”.

Fomentando la colaboración

Respecto de los aspectos que se podrían potenciar en las personas gracias al canto grupal, la subgerente de Formación y Desarrollo Organizacional de Metro, Francisca Bermeosolo, señala que “en un ambiente lúdico se genera una identidad de grupo en función de la canción que se ensaya, eso es propio de los equipos de alto desempeño, es decir, poner las propias competencias al servicio de un objetivo mayor, que no es individual, y para cuyo logro estas competencias individuales se complementan. Entonces el canto grupal es una excelente herramienta para practicar de manera lúdica, con humor, comportamientos que debemos desplegar en el día a día del trabajo si queremos lograr los objetivos de la empresa”.

La ejecutiva destaca que en Metro vienentrabajando hace algunos años en un proyecto denominado “Gestión Colaborativa”, y que básicamente busca promover nuevas formas de trabajar, fomentando la colaboración en distintos niveles. Asimismo, explica que realizaron un taller de canto grupal para cerrar un ciclo anual en el marco de este proyecto, y que convocó a los embajadores de la colaboración, representantes de esta competencia elegidos por sus propios pares. “La verdad es que el resultado fue bien sorprendente, que te pidieran cantar era muy inesperado, pero los equipos se organizaron de manera súper rápida y empezaron a trabajar inmediatamente en función del propósito compartido. El resultado final fue un coro de unas 100 personas, en la modalidad de “canon”. Nadie se quedó al margen, todos participaron, y creo que el aprendizaje es muy potente, además del buen momento vivido en términos de lo energizante que es la música, y de lo lejano que es este tipo de experiencias a los entornos laborales”, detalla.

Desde ENAP, en tanto, señalan que desde 1998 cuentan con el Coro ENAP centro corporativo Santiago. Trabajadores de las diversas entidades pertenecientes al Holding,  dieron forma al conjunto que es uno de los tres grupos corales pertenecientes a la compañía (además de Bío Bío y Magallanes), y cuyas presentaciones son parte de diferentes actividades y eventos culturales. El director del coro, Gastón Abraza, detalla que aquí participanfuncionarios activos, pensionados y familiares.

 

 

 

Esta publicación te puede interesar

Fecha de publicación 28 noviembre, 2017

El futuro está en el emprendimiento

Empresas conscientes es una iniciativa de:

2018