Usted está en: Inicio > > Columnas / Personas mayores: los más vulnerables

Personas mayores: los más vulnerables

Fecha de publicación 5 marzo, 2019

fuente: Empresas Conscientes

Por Gonzalo Díaz Moya

Ximena Abogabir, socia Travesía 100 y Pegas Con Sentido

La revolución digital constituye una amenaza al autosustento de quienes han sido parcialmente alfabetizados digitalmente.

Los Objetivos para el Desarrollo Sustentable adoptados por gobiernos, sector privado y sociedad civil asumen como lema “que nadie se quede atrás”. Las personas mayores constituyen uno de los grupos más vulnerables, dado que están viviendo dos tendencias que no se acoplan bien.

Según la Casen 2017, las personas de 60+ superaron a los menores de 15. Y la actual expectativa de vida para mujeres de 60 años es 90,4 años, y 85,3 los varones. Por su parte, la revolución digital constituye una amenaza al autosustento de quienes han sido parcialmente alfabetizados digitalmente. Para superarla, existen barreras contundentes: carencia de habilidades digitales básicas, bajo acceso a equipos y conectividad adecuados, y falta de autoconfianza en la posibilidad de aprender a aprender, ante contenidos y tecnologías en permanente evolución.

Algunas empresas ya se están anticipando a las nefastas consecuencias a la vista. Un 84% de las personas mayores en Chile sobre 60 se considera autovalente, y el 64% considera que el trabajo no sólo le permite complementar su pensión sino también mantenerse activos, en buen estado físico, mental y emocional. Al constatar que las puertas de la empleabilidad se cierran, existe alta probabilidad de pérdida de autoestima, automarginación, depresión, y de ahí a la senilidad. Ello no sólo constituirá una pérdida de calidad de vida, sino que constituirá un peso afectivo y monetario para la familia.

Por ello, apoyar la alfabetización digital de las personas mayores es una medida indispensable. Tendremos que enfrentar su probable resistencia a familiarizarse con habilidades básicas para operar digitalmente en un mundo automatizado; la percepción que la red es un “lugar inseguro”; que el costo del equipo y la conexión a Internet son prohibitivos, y, por último, que no es necesario estar en línea porque cuentan con el apoyo de “alguien”.

Afortunadamente, quienes se han animado a cruzar la frontera, han constatado que Internet les hizo las cosas más fáciles, rápidas y convenientes; que les ayudó a mantenerse en contacto y mejor informados. Y que, en la economía “gig” hay un espacio para ellos, especialmente aquellos intensivos en habilidades sociales.

La metodología para promover la empleabilidad digital en personas mayores requiere adecuarse: contenidos parcelados, relacionados con tareas específicas que se traducirán a corto plazo en un ingreso material, apoyo humano para hacer consultas. Mientras antes comencemos, mejor.

Empresas conscientes es una iniciativa de:

2019